Zacarias 14 | 1ra Parte

Zacarias 14 | 1ra Parte

Zacarías 14

Dentro de un Contexto Histórico y Bíblico

El concepto erróneo de un milenio en Zacarías 14
1ra Parte

Entre los dispensacionalistas, Zacarías 14 se considera una base importante en cuanto a la doctrina del milenio. De acuerdo con el pensamiento dispensasionalista, Zacarías 14 declara que cuando Cristo regrese, Sus pies tocarán el Monte de los Olivos y el Monte se dividirá en dos. Es durante este tiempo que el reino de Cristo tomara lugar para dar comienzo al reino de mil años. Como esto no ha sucedido, Cristo no pudo haber regresado en el año 70 DC “.

Permítame hacer algunas observaciones.
Primero, la objeción es presuposicional y está asume que Zacarías 14 debe interpretarse literalmente, y se niega a permitir el lenguaje metafórico hebreo. Me explicare en cuanto a este pensamiento en breve.

En segundo lugar, y de manera significativa, muchos con el pensamiento dispensasionalista (entre ellos algunos en las Raíces Hebreas y Mesiánicos) ignoran el comentario del Brit Chadasha (Nuevo Pacto) sobre Zacarías.

Tercero, de la misma forma estos ignoran el resto del testimonio bíblico sobre la naturaleza de la venida del Mesías.

Zacarías predijo la venida del Señor y la división de las montañas y la objeción exige una realización literal. ¡La objeción no considera que Dios había salido del cielo en el pasado, y que las montañas se habían dividido en su venida!

Note Miqueas 1: 3

“Porque he aquí, Jehová sale de su lugar; Él descenderá y hollará los lugares altos de la tierra. Las montañas se derretirán bajo él, y los valles se dividirán como la cera delante del fuego, como las aguas que se derraman en un lugar empinado. Todo esto es por la transgresión de Jacob y por los pecados de la casa de Israel. ¿Cuál es la transgresión de Jacob? ¿No es Samaria? ¿Y cuáles son los lugares altos de Judá? ¿No son ellos Jerusalén? Por lo tanto, haré de Samaria un montón de ruinas en el campo, lugares para plantar una viña; Derramaré sus piedras en el valle, y descubriré sus cimientos. Todas sus imágenes talladas serán hechas pedazos, y toda su paga como una ramera será quemada con el fuego; Todos sus ídolos quedaré desolado, porque ella lo recogió de la paga de una ramera, y ellos volverán a la paga de una ramera. “

Tenga en cuenta lo siguiente:
  • Dios descendía del cielo
  • Iba a caminar por las montañas.
  • Las montañas se derretirían debajo de él, los valles se dividirían (¿te suena familiar?).
  • Samaria sería destruida, convertida en un montón.
  • Esta venida sería como resultado directo del pecado de Israel, su violación de la Torá: “Todo esto es por la transgresión de Jacob y por los pecados de la casa de Israel”.
  • Esta destrucción fue la invasión de las 10 tribus del norte de Israel, en el siglo VIII aC, a manos de Asiria.

Si una persona niega que este evento se tratara de un Día histórico del Señor, una venida no literal, no física, no física de YHVH, (es decir, un tiempo definido dentro de la historia donde la manifestación y la soberanía de Dios se muestra mediante el uso de los asirios), y si ellos afirman que es el mismo “fin de los tiempos” donde el Señor mismo descendería así como lo muestra Zacarías, entonces esto es lo que este capítulo demanda y exige.
Exige que la venida del Señor en Zacarías debe ser en el momento de la destrucción de Samaria. Exige que la venida del Señor en Zacarías debe ocurrir en un momento en que el Libro de la Ley todavía estaría vigente. Recuerde, la venida del Señor en Miqueas se menciona específicamente para venir a Israel a causa de su pecado.

Hasta el día de hoy no escuchado de algún dispensacionalista que enseñan que Israel algún día será destruido de la manera descrita en Miqueas, por las razones dadas en la misma profecía. Además, muchos dispensacionalistas dentro del circulo cristiano admiten que la Torá ha sido anulada en el primer siglo por medio del sacrificio del Mesías (Posición que no adhiero) pero aun así se contradicen así mismo ya que en el mismo capítulo 14 de Zacarias se hace mención de las Fiestas de Tabernáculos que serían celebradas en Jerusalem, y como el que no suba seria castigado por el mismo Creador. Cabe mencionar que de acuerdo al contexto bíblico en cuanto a las fiestas de tabernáculos, sobre 199 animales eran sacrificados en el templo. ¿Quiere decir entonces que los sacrificios serán reinstalados nuevamente? Este punto claramente contradice el comentario dentro del libro de Hebreos donde menciona claramente que los sacrificios culminaron con el sacrificio del Mesías. Cabe mencionar que Zacarías 14 se cumple “en el día” en que YHVH terminó su pacto con ambas casas para dando fin al Libro de la Ley para comenzar uno nuevo con un Israel unificado dentro del Libro del Pacto (Zacarías 11: 9-11/Jeremías 31:31).

Lo que esto exige, por lo tanto, es que honremos la realidad del lenguaje metafórico en Miqueas. Y si Micah usó el lenguaje de la venida del Señor para salir del cielo y las montañas se dividieron, los valles fueron destruidos, etc., entonces esto plantea la clara posibilidad de que Zacarías esté utilizando igualmente un género de lenguaje profético que no estaba destinado a ser tomado literalmente. Aunque no podemos omitir la idea de que ciertos eventos profetizados por el profeta no hayan sido cumplidos literalmente durante la siega de Jerusalem.

¿Eventos literales?

En Zacarías 14: 2, el profeta predice que “todas las naciones [se reunirán] en Jerusalén para pelear contra ella”. Esto parece haberse cumplido cuando las legiones y auxiliares romanos consistieron en una gran variedad de grupos étnicos de todas partes de la tierra. El mundo conocido atacó a Jerusalén en el año 70 DC. Luego en Zacarías 14: 4, Zacarías predice que el monte de Olivos se dividiría en dos. La confirmación del cumplimiento de este versículo se encuentra en el hecho de que el monte de Olivos se encuentra hoy dividido en dos. En el año 66 D.C., al comienzo de la guerra judía, un ejército de ángeles apareció en las nubes según dos historiadores del primer siglo. Este espectro sobrenatural puede cumplir el versículo 5: “Entonces vendrá Jehová mi Dios, y todos los santos con él”. Un mes antes de que este ejército de ángeles apareciera en el cielo, una luz milagrosa aparece en el Templo donde termino iluminando toda la ciudad de Jerusalén esta luz fue tan brillante “que parecía ser brillante durante el día” 1 en el medio de la noche. Este milagro puede cumplir el v. 7: “Cuando llegue la noche, habrá luz”. En el siguiente verso, Zacarías predice que el agua fluirá desde Jerusalén “la mitad hacia el mar oriental y la mitad hacia el mar occidental”. Esto puede tener su cumplimiento en el año 70 DC cuando el ejército romano comenzó su asedio en Jerusalén y el agua fluyó en abundancia hacia el estanque de Siloé al oeste y el estanque del Rey al este de la ciudad. En el v. 12, el Señor amenaza con “golpear a todas las naciones que lucharon contra Jerusalén (la espiritual o literal) de modo que su carne se pudra mientras aún están de pie, sus ojos se pudrirán en sus cuencas, y sus lenguas se pudrirán en sus bocas. “Un par de años después de la guerra de Israel con Roma, el Monte Vesubio entró en erupción liberando una colosal nube que envolvió a las ciudades romanas circundantes de Pompeya, Herculano, Stabiae y Oplontis en una nube incendiaria de humo, lava y ceniza. Ardiendo a aproximadamente mil grados Fahrenheit, esta ceniza volcánica habría matado a ciudadanos dentro de estas ciudades en aproximadamente tres o cinco segundos: su carne comenzaba a consumirse antes de que sus cuerpos incluso cayeran al suelo. Zacarías 14 cierra con la siguiente predicción: “Y en aquel día ya no habrá Cananeo (o mercadero) en la casa de Jehová de los ejércitos” .2 En el año 70 DC, los romanos destruyeron el Templo, la “casa del Señor Todopoderoso”, haciendo imposible para cualquier persona ingresar físicamente a este lugar.

En el versículo 2, Zacarías predice que el SEÑOR “reunirá a todas las naciones en Jerusalén para pelear contra ella”. El ejército romano que atacó Jerusalén en el año 70 A.D. no era exclusivamente romano. Consistió en una serie de cohortes auxiliares. Estas cohortes auxiliares consistían en soldados que no eran ciudadanos romanos y, por lo tanto, estaban formados por una gran variedad de grupos étnicos.

De hecho el versículo 2 corrobora la predicción de Yeshua en Mateo 24: 40-41 y Lucas 17: 24-35. Tanto Zacarías como Yeshua parecen afirmar que en el momento final de esa era, la mitad del pueblo en Jerusalén sería exiliada y la otra mitad no. En el libro titulado “La Guerra de Los Judios” 6.8.2, Josefo dice que a los ciudadanos sobrevivientes de Jerusalén se les permitió permanecer en la metrópoli después de la conquista de la ciudad: “Solo a los ciudadanos [de Jerusalén] se les permitió permanecer [en la ciudad]; el resto se vendió junto con las mujeres y los niños por un precio insignificante por cabeza, ya que el suministro superaba con creces la demanda “.

Los romanos comenzaron su asedio de Jerusalén en Pesach. Durante esta festividad, judíos de todo el mundo convergieron en Jerusalén. Josefo dice que 1.100.000 judíos fueron asesinados durante el asedio de Jerusalén y que la mayoría de estas víctimas no eran ciudadanos de la ciudad. Josefo también dice que los romanos exiliaron a 97,000 personas durante todo el curso de la guerra.3 Es probable que los visitantes de Jerusalén solo llevaban dinero con ellos como lo consideren necesario para viajar y permanecer en Jerusalén durante el festival de una semana. Estos viajeros serían los primeros en quedarse sin dinero y, posteriormente, perecer por el aumento del costo de los alimentos como consecuencia de la hambruna inducida por el asedio de la ciudad. Por el contrario, los ciudadanos de Jerusalén se beneficiaron enormemente de la celebración de Pesach. Y también tendrían acceso a todos sus ahorros ya que vivían en la ciudad. ¿Tal vez la cantidad de peregrinos que sobrevivieron al asedio fue equivalente a la cantidad de ciudadanos que también sobrevivieron? Si este fuera el caso, entonces los peregrinos habrían sido exiliados de la ciudad y se habría permitido que los ciudadanos se quedaran. Por lo tanto, la mitad de la ciudad habría sido exiliada y al resto se le hubiera permitido permanecer en la ciudad en cumplimiento de Mateo 24:40 y Zacarías 14: 2.

En un estudio mas detallado en base al capitulo 14 de Zacarias expondré verso por verso el cumplimiento de este. Pero permítanme mencionar algo de suma importancia que fue escrito por uno de los fundadores de la fe cristiana. En su Prueba del Evangelio, escrita alrededor del año 318 DC, Eusebio de Cesarea mantuvo esta interpretación en cuanto al libro de Zacarías 14: 1,2.

El cumplimiento de esto también concuerda con los pasajes citados sobre la destrucción de toda la raza judía, que vino sobre ellos después de la venida de Cristo. Porque Zacarías escribe esta profecía después del regreso de Babilonia, pronosticando el asedio final del pueblo por los romanos, a través de la cual toda la raza judía se convertiría en sujeto de sus enemigos: dice que solo el resto del pueblo se salvará, exactamente describiendo a los apóstoles de nuestro Salvador (Eusebio de Cesarea, Prueba del Evangelio, 2.3.50,53).

El punto en si que quiero traer es que el contexto de Zacarías 14 es innegablemente el de la destrucción de Jerusalén en el año 70 DC. Mire los versículos 1-5:

“He aquí, el día del Señor vendrá, y tus despojos se repartirán en medio de ti. Porque juntaré a todas las naciones para pelear contra Jerusalén; La ciudad será tomada, las casas saqueadas, y las mujeres violadas. La mitad de la ciudad irá en cautiverio, pero el resto del pueblo no será cortado de la ciudad. Entonces Jehová saldrá y peleará contra aquellas naciones, como pelea en el día de la batalla. Y en ese día Sus pies se pararán en el Monte de los Olivos, que se enfrenta a Jerusalén en el este. Y el Monte de los Olivos se dividirá en dos, de Este a Oeste, formando un valle muy grande; La mitad de la montaña se moverá hacia el norte y la mitad hacia el sur. Entonces huirás a través de mi valle de montaña, porque el valle de la montaña llegará a Azal. Sí, huirás como huiste del terremoto en los días de Uzías, rey de Judá. Así vendrá Jehová mi Dios, y todos los santos contigo.

No importa lo que una persona pueda decir sobre el texto, claramente se predijo un juicio venidero sobre Jerusalén en el Día del Señor.
Entonces, el contexto de Zacarías 14 es, sin lugar a dudas, la destrucción de Jerusalén. La pregunta, por supuesto, es, ¿qué destrucción? Los milenaristas afirman que Jerusalén es atacada durante la supuesta tribulación de siete años, después del rapto. Pero esto no funciona ni mucho menos tiene alguna validez bíblica. (Vea mi libro El Reino de MalkiTzaddik) Continuaremos nuestro estudio de Zacarías en una segunda parte que sería presentada después de estas celebraciones de Sukkot

Chag Sameach

Moreh/Pastor Ely Hernandez

    1. Josephus The Wars of the Jews 6.5.3
    1. Zacarías 14:21
    1. Josephus The Wars of the Jews 6.9.3

Leave a Reply

Your email address will not be published.